<style amp-boilerplate>body{-webkit-animation:none;-moz-animation:none;-ms-animation:none;animation:none}</style>

10 trucos de psicología para mejorar tu Diseño Web

Si aplicas diversos principios de psicología, comprobados a través de pruebas, experimentos y diversos métodos científicos, la efectividad de tu sitio web puede mejorar notoriamente. A continuación te presentamos una recopilación de fundamentos que podrían ayudarte a multiplicar tus conversiones.

Psicología de la Gestalt

Desde principios del siglo pasado, esta rama de la psicología ha tratado de comprender de mejor forma como percibe e interpreta las cosas el cerebro humano. Y algunos de estos descubrimientos, pueden ser útiles a la hora de diseñar un sitio web eficiente.

En este sentido, uno de los elementos esenciales, es el principio de la sencillez, también llamado la Ley de Pragnanz. Mientras más simple y minimalista sea tu plataforma, mejores posibilidad tienes de conectar con el visitante.

Evitar párrafos largos, descripciones complejas o un lenguaje especializado (a menos que tu target sea solo un sector de alta especialidad), son buenas formas de generar un espacio más amigable, que facilite la aprehensión del visitante.

Toma como ejemplo las páginas más visitadas del mundo, no se trata de llenar todos los espacios, se trata de mostrar lo esencial, ser directos, lo cual funciona mejor. 

El tamaño importa

Pero aquí hay también un principio fundamental, y que ha sido comprobado en el entorno del diseño web a través de rastreadores de visión, y es el hecho de que los objetos grandes, son los que más llaman la atención.

De hecho, cuando alguien ve una página, la mayoría de veces inicia enfocando el elemento más grande, y así gradualmente va recorriendo los demás detalles. Es por esto que aquí tienes una gran oportunidad para aplicar la psicología en el diseño web; pues colocar de forma grande y vistosa, tu objetivo principal del momento, puede incrementar notoriamente tu índice de conversiones.

Y no solo el tamaño puede hacer que un elemento resalte, sino también el contraste; por este motivo, también puedes experimentar con movimiento, colores, formas y demás elementos de diseño, para que aquellos objetivos más relevantes, como pueden ser tus llamadas a la acción, sobresalgan del resto del contenido, invitando de forma más atractiva a generar el esperado clic.

Ley de la Similitud

Dentro de esta misma rama, también tenemos la Ley de la Similitud, la cual se refiere a que existen ciertas normas o símbolos, que tienen significados casi universales; por ejemplo, las luces de un semáforo, en el caso de un ambiente de conducción; y de igual forma, hay principios elementales que en un diseño web se recomienda respetar.

Por ejemplo, que el logo principal tenga un enlace a tu página de inicio, que el menú se encuentre visible desde la parte superior, los enlaces informativos en la parte inferior, son algunos ejemplos.

Y aunque siempre es posible innovar, romper con este formato básico, puede generar confusión en tus visitantes. 

Efecto anzuelo

De igual forma, los contenidos pueden llegar a conducir a tus visitantes, hacia esos lugares y acciones que son tu principal objetivo.

Uno de los ejemplos clásicos de este principio, fue la demostración realizada por el profesor de economía del MIT, Dan Ariely, quien realizó un experimento para demostrar como este fundamento de la psicología, podría ayudar a mejorar las ventas de la revista The Economist.

Para ello, diseñó dos escenarios posibles, en el primero de ellos, los sujetos del experimento (sus estudiantes), tenían que elegir entre dos planes de suscripción, uno para la versión digital, y otro para la impresa, siendo este último más caro. Este factor, generó que la mayoría (el 68%) eligieran la versión más económica.

No obstante que en un segundo escenario, agregó una tercera opción de compra, la cual incluía, tanto la versión impresa, como la digital, pero al mismo costo que la edición física. Bajo este esquema, los resultados fueron abrumadoramente diferentes, pues ahora el 84% eligió la opción más cara (y completa), pues ahora, el plan impreso, funcionaba solo como una especie de referente comparativo, que otorgaba mayor valor y conveniencia al plan final; el resultado, era también una diferencia notoriamente más atractiva en cuanto a ingresos para la compañía.

Por tanto, también puedes explorar con tus esquemas de costos, la creación de planes que motiven al usuario a elegir la opción más conveniente, tanto para ellos, como también para ti como empresa.

Hazlo claro

La claridad es también uno de los factores más relevantes, no solo es importante que tus usuarios puedan comprender rápido tu mensaje (10 segundos o menos es el tiempo que tienes para impresionar al visitante, de acuerdo a un estudio de RED), sino también que ser lo suficientemente claro, para convencer y quedar impregnado de forma eficiente en su memoria.

También es importante asumir, que una cosa es lo que tú creas, y otra la que tus visitantes crean. Es decir, aunque tú consideres que tu página web ya está muy bonita y con la información clara y precisa, lo mejor es conocer lo que tu audiencia piensa de ella en realidad.

En este sentido, la realización de sondeos y encuestas entre tus usuarios, el análisis de datos, o dejar abierta una opción para comentarios, te puede ofrecer pistas importantes acerca de qué tan eficiente está siendo tu mensaje. No obstante que hoy en día también puedes echar mano de herramientas más precisas, como aquellas enfocadas en el neuromarketing, para conocer a detalle, qué impulsos neuronales genera tu sitio web, o qué secciones o zonas en particular están cumpliendo realmente con su función.

La técnica del pie en la puerta

Fue en la década de los 60's que los psicólogos Freedman y Frase realizaron un célebre experimento que aún en nuestros días sigue teniendo aplicaciones en el campo del marketing web.

Los especialistas, esencialmente demostraron que es más probable obtener un enorme “sí”, cuando anteriormente ya has obtenido un pequeño “sí”.

¿Cómo lo hicieron? Pues idearon una prueba, en la cual le pedían a personas de cierta ciudad, aceptar colocar un letrero en su jardín, para una campaña de conducción segura; solo el 20% aceptaron. No obstante que a otro grupo de personas, primero les pidieron colocar solo una calcomanía de la misma campaña en una ventana de su casa, y a quienes aceptaron, ya luego les pidieron el letrero grande en su jardín; en este caso, ¡el nivel de aceptación fue del 76%! Es decir, con quienes ya habían tenido un primer acercamiento para algo muy discreto, generaron la empatía para posteriormente dar un paso más grande.

Esto también puedes aplicarlo en el diseño de tu sitio web, y de hecho, a partir de este principio se puede desarrollar todo un funnel de marketing. Por ejemplo, puedes generar un primer acercamiento, solo ofreciendo una guía gratuita, con tan solo ingresar un correo electrónico; esto despertará una conexión, para posteriormente enviarle ofrecimientos más relevantes para tu negocio. 

El efecto Verbatim

Un estudio encabezado por los investigadores Poppenk y Köhler, demostró que en realidad las personas, suelen quedarse en su consciente, solo con la esencia, o lo más relevante de un mensaje; y no tanto con los detalles.

Es decir, si ofreces una “plataforma de creación personalizada de tarjetas 3d, en múltiples materiales, colores y con un sistema de elaboración hágalo usted mismo, donde solo requieres completar el proceso con algún adhesivo de alta potencia, y un esquema de pagos en fases”, es difícil que este mensaje íntegro quede en el consciente de tu visitante, en cambio, es más probable que te recuerden simplemente como “la plataforma para hacer tarjetas 3d”.

La gente no suele quedarse con los detalles, sino solo con el punto realmente relevante de tu mensaje; es por esto que también suele ser más conveniente, enfocarte en estos elementos clave, por ejemplo, el título de tus páginas, el encabezado, descripción, tu bio en redes sociales, o esos componentes fundamentales de tu negocio. 

Precios más seductores

Otro de los elementos que ha demostrado gran efectividad -y por lo cual, es frecuente que lo veamos en muchos lados-, es el principio del ancla, el cual plantea la opción de incentivar una compra, con una oferta aún más atractiva.

Es decir, si el precio de un viaje en nuestra agencia, es de $30,000 (ancla), reducirlo durante una temporada o por algún motivo especial, a $20,000, lo hará más atractivo, no obstante que es importante marcar esta diferencia. No solo con un anuncio de descuento, sino que también, por ejemplo, puedes colocar el precio original tachado, a un costado del nuevo precio vigente, para así hacer más notoria la diferencia, y que para el visitante parezca más una oferta espectacular que es importante aprovechar.

Y desde luego, también puedes implementar el principio de escasez, aplicando un tiempo de vigencia a la oferta, resaltado con una cuenta regresiva.

La confianza es clave

De entrada, la imagen de tu diseño web, debe ser algo atractivo y profesional, considera que el 48% de los usuarios (de acuerdo a un estudio de Blue Corona) consideran a este elemento como un factor crucial para la credibilidad de un negocio; pero también hay otros elementos de psicología que te pueden ayudar a mejorar la confianza que ofreces al visitante.

Por ejemplo, el hecho de que el 85% de los usuarios (en un reporte de Web Alive), declararon que confían en las opiniones online, como si fueran recomendaciones personales, es un buen motivo para incluir testimoniales positivos de tus clientes en tu web; como una forma de ofrecer una imagen más confiable, capaz de ayudar a otras personas y empresas. 

Respaldo social

Como relata Susan Weinschenck en su libro sobre Neuro Web Design, “si quieres que la gente actúe en tus datos, es importante proporcionarles datos emocionales”; es decir, algo que realmente remueva su consciencia y les genere la motivación necesaria para interactuar.

En este sentido, los testimoniales son una buena ayuda, pero también lo son otros tipos de pruebas de respaldo social, como la cantidad de seguidores o interacciones en redes sociales; el número de descargas o la calificación que te aportan los usuarios (por ejemplo, en sistemas como Google Mi Negocio).

Asimismo, puedes fortalecer también con sellos de seguridad, por ejemplo, contra malware, para garantizar transacciones seguras o aquellas relacionadas con tu mercado; así como también con una política de privacidad completa y transparente. 

¡Suscríbete a nuestro Blog!

¡Mantente en contacto con nosotros!

Mantenerse a la vanguardia cuesta...

Omar Cachón Alvarez

Agosto 12, 2019

Son algunos de los principios que puedes aplicar con total libertad para mejorar la proyección de tu negocio, recuerda que la experimentación y la medición también son claves para mantener un rumbo creciente, y si quieres asesoría o apoyo especializado, en IDPMedia Digital Business contamos con los mejores expertos para potenciar el crecimiento de tu negocio.

SOBRE NOSOTROS

Somos la agencia de marketing digital que te ayudará a crear o fortalecer la imagen de tu empresa a través del diseño gráfico, páginas web fáciles de navegar que se adaptan a todos los dispositivos, contenido multimedia para redes sociales, campañas publicitarias con los estándares de google y más.

Utilizamos cookies para brindarle la mejor experiencia. Lea nuestra política de cookies .